Residentes de una ciudad alemana insultan y escupen a trabajadores franceses para que regresen a su «país plagado de coronavirus»

Varios funcionarios han lamentado este comportamiento de sus compatriotas, indicando que «todos estamos en el mismo barco».

La actual pandemia se ha convertido en una dura prueba para la unidad del bloque europeo, tanto en términos de ayuda mutua como en las relaciones a nivel de ciudadanos. Así, las autoridades de la ciudad fronteriza alemana de Gersheim (estado Sarre) han dado la voz de alarma por el aumento de agresiones de sus residentes a los visitantes de Francia.

Después de más de dos décadas de convivencia tranquila con los vecinos franceses, muchos de los cuales diariamente cruzaban la frontera entre los dos Estados para ir a trabajar a Alemania, algunos residentes de Gersheim han sucumbido al pánico ante la propagación del coronavirus y empezaron a abordar a los visitantes galos.

Fronteras cerradas

Francia actualmente está entre los cuatro países más afectados por la pandemia y la región de Grand Est ya ha registrado más de 2.000 muertes por covid-19, mientras que en la vecina urbe alemana de Gersheim hasta el momento han fallecido poco más de 40 personas.

Francia se convierte en el cuarto país con más de 10.000 muertes por coronavirus

A mediados de marzo, Berlín decidió establecer controles fronterizos con cinco países, incluida Francia, debido al coronavirus, con la excepción de las entregas de bienes y a los extranjeros que tienen trabajos diarios en territorio alemán.

Fueron especialmente los trabajadores franceses quienes han sentido la enemistad de los lugareños en Gersheim. Las cosas se pusieron tan mal que el alcalde de la urbe, Michael Clivot, se vio obligado a grabar un video para intentar de alguna manera disciplinar a los residentes. También le reveló al sitio web T-Online que «nuestros amigos franceses» han sido insultados en las calles, supermercados y farmacias. A algunos de ellos les escupieron y arrojaron huevos, a otros les instaron a «regresar a su país infestado de coronavirus».

Por su parte, la cónsul francesa en Sarre, Catherine Robinet, ha confirmado los arrebatos agresivos contra sus compatriotas, diciendo que «hay una atmósfera tensa en algunos lugares cerca de la frontera«. Los empleados franceses de empresas alemanas incluso han sido hostigados en sus lugares de trabajo, indicó.

Las autoridades alemanas se disculpan

La ministra de Economía del estado de Sarre, Anke Rehlinger, a través de su cuenta de Twitter,ha ofrecido disculpas a los «amigos franceses» que fueron «insultados y atacados con huevos» en unos «casos aislados». «Quien hace esto peca contra la amistad de nuestros pueblos», sentenció.

Alemania suma 123.016 casos y 2.799 muertes por causa de covid-19 desde el inicio del brote

A las disculpas se ha unido el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, quien ha señalado en Twitter que «el coronavirus no sabe nada de nacionalidad, al igual que la dignidad humana».

«Duele ver cómo nuestros amigos franceses a veces son insultados y abordados por el covid-19. Tal comportamiento es completamente inaceptable», escribió el ministro este 11 de abril, al indicar que «todos estamos en el mismo barco».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *