Nuevos tiempos, nuevos riesgos empresariales

Nuevos tiempos, nuevos peligros. El barómetro de riesgos que, como cada año, elabora Allianz eleva los ciberataques a la cúspide de amenazas que enfrentan las empresas a escala global. Por primera vez en los nueve ejercicios en los que la aseguradora ha elaborado este estudio, los incidentes cibernéticos relegan a la pérdida de beneficios, que hasta ahora colocaban como mayor peligro los 2.700 expertos de un centenar de países que participan en la encuesta. Por su parte, el Informe de Riesgos Globales 2020 del Foro Económico Mundial apunta, sobre todo, a los fenómenos meteorológicos extremos y al cambio climático.

“En el último año ha habido un número creciente de ransomware [programas maliciosos que bloquean el ordenador y exigen un pago a cambio de recuperar los equipos y la información], cada vez más productivos para el atacante. Los rescates han pasado de decenas de miles de dólares a millones”, asegura Juan Manuel Negro, consejero delegado de Allianz Global Corporate España.

Un buen ejemplo es lo que ocurrió el pasado verano en dos ciudades de Estados Unidos. Un ataque ransomware dejó a las pequeñas localidades de Riviera Beach y Lake City, las dos en Florida, sin sistemas informáticos. En contra de las directrices del Gobierno federal, los plenos locales aceptaron por unanimidad pagar en bitcoins a los secuestradores, que recurren a esta moneda virtual para evitar el rastreo. Baltimore, Atlanta y Nueva Jersey también han sufrido ataques parecidos, igual que los ordenadores de algunas pequeñas y medianas empresas.

A esta mayor percepción del riesgo de los ciberataques han contribuido las nuevas sanciones que desde 2018 contempla la normativa europea. “Antes se atacaba solo a la red de la empresa. Pero cada vez es más frecuente la suplantación de la identidad de los medios de comunicación privados del empleado”, continúa Moreno en las oficinas de Allianz en Madrid. Este directivo insiste en el riesgo que suponen estos ataques, que interrumpen las operaciones de las compañías.

“En solo siete años, el riesgo cibernético ha escalado desde el puesto número 15 hasta el primero. La concienciación ha crecido estos años, impulsado por la importancia que los datos y sistemas informáticos tienen para las empresas, así como por varios incidentes de gran resonancia”, continúa el informe ejecutivo del barómetro. Las pérdidas son especialmente altas para bufetes jurídicos, consultoras y estudios de arquitectura, sectores en los que las bases de datos son esenciales.

El estudio del Foro Económico Mundial destaca la importancia de los efectos medioambientales: por primera vez en los diez años en los que se elabora este informe, los cinco mayores riesgos proceden del medio ambiente. “El panorama político está polarizado. Los niveles del mar aumentan y cada vez hay más incendios por el cambio climático. Este año, los líderes deben colaborar con todos los sectores para impulsar la cooperación”, dice Borge Brende, presidente del ente con sede en Suiza.

LAS CINCO MAYORES AMENAZAS EN 2020

A escala global. La aseguradora alemana Allianz destaca los incidentes cibernéticos, la pérdida de beneficios (por ejemplo, por una interrupción en la cadena de suministro), las modificaciones legislativas y regulatorias (proteccionismo incluido), las catástrofes naturales y los cambios en los mercados (más competencia, volatilidad o estancamiento).

En España. El barómetro sitúa en cabeza, de nuevo, los incidentes cibernéticos y la pérdida de beneficios, seguidos por las catástrofes naturales, los cambios en la legislación (como el Brexit) y el incendio o explosión en sus instalaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *