Mantén en buen estado tus artículos deportivos

El rendimiento de nuestro ejercicio depende de muchos factores. Uno de estos es el material deportivo. Su calidad, mantenimiento, duración y limpieza son esenciales para hacer deporte en condicione. 

Mantener limpio nuestro material deportivo eliminará las posibles bacterias que podamos acumular en el equipamiento.

La ropa de deporte se suele ensuciar sobre todo por nuestro sudor, es decir, sustancias orgánicas que se adhieren y deterioran los tejidos. En general, ello consiste en establecer unas condiciones higiénicas básicas y, por ejemplo, limpiar el material deportivo cada vez que lo utilicemos, especialmente las camisetas y pantalones, eso en cuanto nuestra ropa se refiere.

Por otra parte, un material que siempre tenemos en casa y más en estos tiempos son los balones, ya sea de futbol, basquetbol, o cualquier pelota deportiva y es muy importante mantenerlas en buen estado para que nos duren lo más que se pueda. 

Aquí les dejamos unos tips de cómo cuidar sus balones desde la comodidad de su hogar.

Mantener siempre la presión correcta de tus balones es muy importante. Por lo general está indicada en la válvula del esférico. Siempre es bueno tener a mano un medidor de presión. De no ser posible tratar de mantenerlo no muy inflado porque puede reventar, ni muy desinflado porque dañaría sus costuras.

Limpiar y secar tu pelota después de usarla. Es mejor mantener tus balones fuera de condiciones extremas como el calor, el frío, o en especial lo mojado y lejos del Sol directo, ya que todo esto desgasta en demasía los artículos deportivos.

Utilizar el balón siempre en el suelo adecuado para el que fue diseñado. Uno de los errores más comunes es comenzar el calentamiento antes de la actividad haciendo rodar la pelota sobre pisos duros como el cemento o superficies con piedras, pues ahí se producen los mayores daños en la pelota.

Las llantas de bicicletas

Otro artículo al que tenemos que darle mantenimiento es a las llantas de las bicicletas. 

A continuación te compartimos cuatro acciones que puedes hacer para ayudar a mantener tu bici en buen estado sin necesidad de saber de mecánica, y que son sencillas para realizar desde casa.

Un factor que incrementa la probabilidad de una ponchadura es no inflar las llantas a una presión adecuada, ya que aumenta el área de contacto de la superficie de rodamiento y es más fácil que objetos filosos se incrusten en el caucho. Además, si se rueda una llanta a una presión demasiado baja se reduce su vida útil, ya que se dañan sus costados.

Hay que estar constantemente limpiando las llantas, engrasando cadenas y lavando las bicis después de usarlas, pues es probable que el polvo, el agua o el lodo deterioren su buena función.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *