La pandemia pone a prueba a los triatletas

Ser un entrenador deportivo de primer nivel es algo más que complicado en tiempos de cuarentena, pues al verse limitados los atletas ante la imposibilidad de salir de su casa, la programación de rutinas y entrenamientos se ha convertido en un reto donde hay que adaptarse a todo.

Cada disciplina tiene sus inconvenientes con el aislamiento, pero en lo que respecta al triatlón las dificultades se multiplican al tratarse de un deporte que engloba el ciclismo, la carrera y la natación. 

Sin embargo, esto no ha detenido al entrenador Luis Miguel Chávez, coach de la Selección Nacional de triatlón y del Code Jalisco, pues en esta cuarentena ha mezclado sus años de experiencia y la tecnología para sacar adelante a deportistas de la talla de Claudia Rivas o Cecilia Pérez, ambas con experiencia olímpica. 

Luis Miguel Chávez, el entrenador de atletas elite. CORTESÍA/ Luis Miguel Chávez

“Esto nos ha puesto a prueba a muchos como entrenadores, estamos tratando de mantener la capacidad física lo más que se pueda, fortalecer grupos musculares que normalmente se harían solos con el entrenamiento, pero que ahora se tienen que hacer desde casa sin la posibilidad de salir.

“Los rodillos hoy por hoy son una bendición para trabajar con ellos, porque podemos rodar muchas horas sobre la bicicleta y sin salir de casa. Es una herramienta para montar la bici, se fija y las ruedan van rodando sobre el rodillo. Se podría asemejar un poco a una bicicleta de spinning, pero la diferencia es que ahora lo podemos hacer desde nuestra propia bicicleta, la cual está hecha a la medida y adaptada a cada atleta, incluso puedes programar todo con la computadora para simular una ruta de cualquier parte del mundo y recorrerla virtualmente”, explicó el entrenador nacional. 

En cuanto a las actividades relacionadas con la natación y la carrera, el profesor Chávez destacó que sus pupilos han buscado la manera de sacar provecho a sus recursos, ya que algunos de ellos se han valido de caminadoras y otros más de albercas a las que les es posible acceder de forma aislada, todo esto a la espera de que concluya la cuarentena. 

“También hay que cuidar más el aspecto psicológico, el anímico, que incluso el físico, porque hay algunos atletas que ya están muy inquietos y saturados de estar muchas horas en casa”, recomendó el profesor Luis Miguel Chávez.

Joana Jimenez improvisa sus rutinas en una piscina inflable. TWITTER/@JoanaJimenezMX

Las sirenas también sufren sin albercas

Después de que consiguiera la plaza olímpica para el país en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, la ondina Joana Jiménez se ha visto en la necesidad de improvisar a la hora de llevar a cabo sus entrenamientos de natación artística.

Días atrás la seleccionada nacional de natación publicó un video en el que aparecía entrenando en una alberca inflable de dimensiones reducidas y poco profunda.

Al respecto de su ejercicio, la sirena mexiquense explicó que trata de adaptarse a la situación sin importar que sus recursos y herramientas no sean los más adecuados.

“Tal vez no es la mejor técnica, tal vez debería buscar una alberca profunda para entrenar mi deporte, pero busco adaptarme a lo que tenga para seguir manteniendo mi rendimiento deportivo”, escribió la ondina en sus redes sociales. 

La mexiquense Joana Jiménez logró la plaza olímpica junto a la tapatía Nuria Diosdado, pues en los pasados Juegos Panamericanos, ambas se colgaron la medalla de plata en la modalidad de duetos “rutina libre”, situación que les bastó para quedarse con un lugar para la próxima justa veraniega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *