El covid-19 mata a unos mientras que otros no muestran síntomas: ¿Podría la genética ser la clave? 

Tres genetistas sostienen que parte de la diferencia de respuesta de las personas al coronavirus podría explicarse por las variaciones en el código genético.

Una de las características «más distintivas y desconcertantes» del covid-19, que ha acabado con la vida de más de 200.000 personas en todo el mundo, es la gran variablidad de su gravedad: mientras que algunas personas ni siquiera muestran síntomas, otras sufren daños letales en sus pulmones y otros órganos, y muchas más se quedan en un punto intermedio, explican en un artículo de opinión para The Washington Post tres genetistas, que opinan que la clave podría estar en la genética.

Andrea Ganna (Instituto de Medicina Molecular de Finlandia en la Universidad de Helsinki), Benjamin Neale (Instituto Broad del MIT y Harvard) y Mark Daly (Hospital General de Massachusetts e Instituto de Medicina Molecular de Finlandia) reconocen que la edad, el sexo y las condiciones de salud subyacentes «juegan claramente un papel importante» en la respuesta de personas al coronavirus. Sin embargo, creen que parte de la diferencia podría explicarse por la variación natural en el código genético de los pacientes.

Cómo intenta el cuerpo humano salvarnos del nuevo coronavirus

En este sentido, los científicos recuerdan que las diferencias genéticas pueden aumentar el riesgo de ataque cardíaco, cáncer u otras enfermedades mortales, o bien reducirlo, como es el caso de las variantes genéticas que protegen de la infección por VIH.

Por lo tanto, descubrir cómo los genes influyen en las respuestas al coronavirus podría contribuir al desarrollo de tratamientos o vacunas eficaces, o incluso revelar qué medicamentos existentes podrían reutilizarse contra el covid-19, como pasó con la aspirina, que se desarrolló originalmente como un analgésico, pero ahora se usa comúnmente como un anticoagulante para prevenir ataques cardíacos.

Más de 150 estudios en un esfuerzo global

Los investigadores señalan también que, tras contactar a otros genetistas internacionales, descubrieron que no eran los únicos que pensaban de esta manera, por lo que lanzaron la iniciativa Covid-19 Host Genetics Initiative, cuyo objetivo es reunir a grupos científicos de todo el mundo para estudiar el papel del genoma humano en la explicación de la gravedad y la propensión al covid-19.

Los genetistas indican que, desde una perspectiva científica, la iniciativa aún está «en su infancia», pero se están moviendo a «una velocidad sin precedentes» y esperan tener los primeros resultados del estudio para fines de mayo.

En pocas semanas, más de 600 científicos de más de 45 países se unieron a este esfuerzo de colaboración, registrando más de 150 estudios diferentes destinados a obtener información sobre la genética subyacente a la variabilidad del covid-19. Aunque queda mucho trabajo por hacer, las últimas semanas han demostrado que, en un momento en que muchos están físicamente distantes, los científicos todavía están «encontrando formas» de unirse, construir nuevos lazos y colaborar abiertamente para un único objetivo común: «ayudar a detener esta terrible enfermedad», concluyen los genetistas.

Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *