De trabajadoras de limpieza a fabricantes de mascarillas

María le explica a Maribel, con un patrón de tela cortado sobre una mesa, cómo debe hacer las dobleces para luego coser y tener lista una nueva mascarilla, igual a las miles que ya han elaborado junto a otras dos compañeras inmigrantes desde que perdieron su trabajo de limpiadoras, hace un mes, cuando las autoridades de Nueva York decretaron el cierre de toda actividad no esencial para intentar ralentizar la expansión de la COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *