Así luce actualmente ‘Hugo Lombardi’, el mordaz diseñador de Ecomoda en ‘Betty, la fea’

Cuando la telenovela Yo soy Betty, la fea se estrenó, ‘Hugo Lombardi’, el famoso diseñador de la empresa Ecomoda,  se convirtió en uno de los personajes más emblemáticos del relato creado por Fernando Gaitán y de la historia de la televisión colombiana.

Pese a ser uno de los enemigos de ‘Beatriz Pinzón Solano’, a quien constantemente insultaba por ser “fea” llamándola “moscorrofio” y “horrenda”, el papel del modista de la comunidad LGTBQ+ logró romper los paradigmas de la época y ganarse el corazón de la audiencia con sus mordaces comentarios, críticas e inmortales frases como “bombi” y «flu, flu, voló”.

La impecable personificación de este refinado hombre sin tapujos, siempre a la moda y con repulsión a la fealdad fue obra del polifacético actor, humorista y escritor Julián Arango, quien había participado ya en algunas producciones antes de llegar al proyecto de RCN.

De acuerdo a Las 2 Orillas,  a pesar de que sus amigos le insistían que no aceptara ser el icónico extra pues él era un galán, accedió por el desafío de encarnar a un homosexual pero también para estar cerca de su esposa en ese momento: Ana María Orozco, la actriz que daba vida a ‘Betty, la fea’.

Para el papel, Arango tuvo que raparse la cabeza y estudiar sobre diseño y moda, algo de lo que logró aprender. Lamentablemente, durante las grabaciones de las novelas, no solo vivió los primeros pasos de su matrimonio con Ana María, sino también su divorcio a escasos seis meses de caminar al altar.

Por su cabeza pasó la idea de renunciar. En la piel del diseñador constantemente atacaba a la mujer que era su ex y suplicó que quitaran las escenas que grababa con ella pero no se podía.  Por fortuna, ambos pudieron mantener el profesionalismo y acabar de manera impecable con el proyecto que los hizo saltar a la fama mundial.

De aquellos eventos han pasado más de dos décadas. Julián ahora tiene 51 años, su  aspecto ha cambiado a través de los años y, aunque muchas cosas han quedado atrás, ‘Hugo Lombardi’, el rol que lo consagró, sigue presente en él.

Mira cómo se ve en la actualidad ‘Hugo Lombardi’, de Yo soy Betty, la fea

Tras su participación en el teledrama Betty, la fea, Julián Arango, que estudió para ser publicista, ha construido una carrera artística admirable.

Aunque sigue siendo recordando por la risas que arrancaba con su caracterización del entrañable  diseñador de Ecomoda, también ha logrado grabarse en la mente de los televidentes con otras actuaciones.

En la televisión, ha brillado en La Pola, Infiltrados, Metástasis, Narcos y El man es Germán, entre otros. Mientras en el cine ha aparecido en cintas como El cartel de los sapos y Te amo Ana Elisa.

Igualmente, ha sido ovacionado con sus presentaciones en teatro y hasta en varios show de stand-up comedy.

Uno de sus más recientes trabajos fue en la serie de Netflix Narcos, donde dio vida a ‘Orlando Henao’.

No  obstante, a pesar de los años y todo su éxito como actor, cuando mencionan al eterno amigo de ‘Marcela Valencia’ y ‘Patricia Fernández’ en Betty, la fea, Arango de inmediato se transforma en él.

“Me siento muy orgulloso de haber estado en esa producción, de haber hecho ese personaje, porque de verdad fue muy gozado. No se pone uno a mirar tanto cómo se hizo el personaje (…). Un personaje que se permitía todo. El éxito de él es que nadie lo estaba frenando”, explicó en una entrevista a Cosmovisión.

Asimismo, confesó en una entrevista a El Espectador que de ‘Lombardi’ le quedó el gusto por la moda.

“Hugo Lombardi’ es muy mi mamá, porque él era de esos rolos recalcitrantes. Entonces esa forma de hablar, de despotricar, pero que no suena tan hiriente, la conozco. Ahora veo desfiles de moda, quedé pegado con eso, la moda me parece algo interesante”, confesó.

Según contó en una entrevista en 2016, está felizmente casado con una mujer de quien no reveló la identidad y es padre de una niña. “(Mi sueño es) que mi hija sea muy feliz, que se realice como persona. Tiene una sonrisa que no me gustaría que la perdiera”, aseveró a El Espectador.

Su gran amor y pasión sigue siendo estar sobre las tablas actuando, una profesión a la que llegó por casualidad en 1996 cuando un amigo, que lo recordaba en el colegio por su capacidad de imitar acentos, le pidió que encarnara a un argentino para un proyecto; reseñó La Opinión.

En la actualidad, cuenta con más de 400 mil seguidores en Instagram donde comparte todo sobre su trabajo, aficiones, anécdotas y algunas fotos de su gato. Además, siempre recuerda en su timeline al rol que lo marcó: el gran ‘Hugo Lombardi’.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *