A 29 años del inicio de la «Fernandomanía»

El 9 de abril es una fecha que quedará marcada en la historia del beisbol mexicano, ya que hace 29 años Fernando Valenzuela hizo su primera apertura en el las Grandes Ligas, con los Dodgers de Los Ángeles, dando inicio a la «Fernandomanía».

En aquella temporada de 1981, ante la lesión del abridor Jerry Reuss 24 horas antes, el manager Tommy La Sorda decidió darle la pelota al oriundo de Etchohuaquila, Sonora, a pesar de las múltiples criticas por su falta de experiencia y novatez.

Tradicionalmente, en el Opening Day, las organizaciones y los managers depositan su confianza en un pitcher, mandando un mensaje al resto de los equipos de la liga sobre quien será su caballo de batalla para toda la temporada. 

Para un lanzador, ser abridor del primer juego de la campaña significa un honor, ya que representa ser el líder de la rotación abridora y el principal serpentinero de su equipo.

Valenzuela subió a la lomita del Dodger Stadium ante más de 50 mil almas presentes para enfrentar a los Astros de Houston, quienes fueron maniatados severamente por el «Toro de Etchohuaquila» durante todo el encuentro.

En el primer episodio, Valenzuela Anguamea permitió un imparable; mientras que en el segundo y tercero solo regaló una base por bolas, pero sin permitir daño y colgó el cero.

Fue hasta el cuarto inning cuando Fernando consiguió su primer chocolate en su primera apertura, ante César Cedeño, y aunque en el sexto rollo recibió par de imparables, sus compañeros le ayudaron para mantener la blanqueada.

Tras tolerar un imparable en la novena entrada, el sonorense cerró con broche de oro y con un lanzamiento de «tirabuzón», su pitcheo estrella, consiguió el out 27 para provocar la algarabía de la afición y dar inicio a la «Fernandomanía».

Acto seguido, el cátcher Mike Scioscia, el mánager Lasorda y sus demás compañeros corrieron a felicitar al mexicano, debdio a que había brindado un recital de pitcheo en su primer inicio en las Ligas Mayores de Beisbol.

Aquella tarde, el «Toro» tiró una joya de pitcheo durante nueve entradas, permitiendo cinco hits, dos pasaportes y recetando cinco ponches para silenciar a los bates de los siderales y apuntarse su primera victoria en la «Gran Carpa».

Tras esa salida, la temporada del 81 sería inolvidable para Fernando, quien se convirtió en un ídolo en Las Mayores, y firmó una campaña de ensueño al convertirse en el primer jugador en ganar el premio al Novato del Año y el Cy Young en un mismo año, además de ganar la Serie Mundial con los californianos.

Con motivo de aquel 9 de abril de 1981, los Dodgers de Los Ángeles recordaron aquella hazaña a través de un vídeo en el cual se observa el ponche de Valenzuela a Dave Roberts para culminar con el partido y las felicitaciones de sus compañeros.

«¡Qué manera de empezar! ¡Fernando Valenzuela consigue su primera victoria en su primera salida en la MLB, y con una blanqueada!», fueron las palabras del narrador Vin Scully al término del juego.

AJ 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *